Clinica Doctor Enrique De Juan González Castejon

Experiencia COVID-19

Covid 19 – Coronavirus

Al crearse el estado de alarma por la infección del Coronavirus me puse a disposición del Servicio de Sanidad Madrileño y decidí participar en el hospital de Campaña en IFEMA. Pude presenciar en primera línea la realidad de la infección por el coronavirus, y agradezco a Dios la posibilidad que me daba para trabajar en ésta campaña. Pude poner mi granito de arena en ésta situación, al igual que muchos otros sanitarios, que con el corazón en la mano, que dejaron su día a día personal para estar al servicio de los ciudadanos en un centro de alto riesgo. No hemos sido conscientes del riesgo asumido, porque en esos momentos no se conocía bien el grado de infectividad, ni de la transmisión. Pero entre nosotros, el juramento hipocrático estaba muy presente, con la profunda sensación de hacer algo en lo cual estábamos destinados: aliviar el sufrimiento humano. El compañerismo que se iba creando en las difíciles circunstancias vividas con algún que otro fallecimiento, el cantar cumpleaños feliz a algún paciente, el intentar conectar a las familias con los enfermos, la ayuda de los servicios de comida, que gratuitamente te alegraban la pausa, más la alegría de ver muchos curados, son imágenes que tendré grabada en mi retina para siempre. Pero ojalá no se vuelva a producir, no estoy para fiestas ni reconocimientos, solo pienso en los que han fallecido, mi reconocimiento a ellos y a sus familias.

¿Qué es un virus?

Un virus es una estructura compuesta de ADN o ARN con material proteico, enzimático y una membrana que lo cubre que se denomina envoltura a base de proteínas. No puede vivir por sí mismo, necesita de huéspedes para sobrevivir, por ello se considera a los virus parásitos obligatorios. No así como las bacterias, y otros microorganismos superiores que pueden vivir sin ser parásitos.

¿Qué es el corona virus o covid 19?

El covid 19 es un virus que pertenece a la familia de los coronavirus. Descubierto por primera vez en 1950 por una investigadora escocesa. Se encuentra relacionado con una especie de murciélagos y con el ganado Bovino. No se sabe porqué pasó al hombre, y cuál fue el proceso. Hay muchas teorías al respecto, lo importante es que actualmente ya tiene un huésped más, el ser humano y ha venido para quedarse, o al menos esa es la sospecha de la OMS. El término corona viene porque en su membrana proyecciones semejante a una corona. Dentro de la peligrosidad del virus, al ser un Virus ARN tiene una frecuencia más estacional , y no es tan agresivo como otro tipo de virus ADN tipo Hepatitis B , o los Herpes Virus, mucho más frecuentes y graves. Hay muchas cepas de coronavirus, unas 39 actualmente, de ellas la del Covid 19 parece ser la más grave por las secuelas que han surgido en los pacientes .

¿Qué síntomas produce el Covid 19?

Los síntomas son sobre todo respiratorios, tipo catarro común, tendremos, fiebre, malestar, tos seca, mocos. Parece también que afecta al epitelio de la nariz, provocando anosmia y ageusia, es decir falta de gusto y de olfato así como problemas en las mucosas digestivas, cierta diarrea. Estos síntomas suelen ser comunes a la mayoría de los virus que afectan a las mucosas, cada vez que tenemos un catarro o una febrícula leve, o una diarrea, suele producirse por virus. Es bastante común , y esto no significa que tengamos covid 19, ni que vayamos a crear un cuadro severo. Por ello, en los test suelen salir falsos negativos, es decir personas que se sospecha que ha pasado la infección por los síntomas pero no le sale en las pruebas. Seguramente han tenido infección por otro virus.
En formas más graves, sobre todo cuando el paciente tiene otros factores de riesgo, como puede ser la edad, o hipertensión, suele crear problemas respiratorios, así como trastornos en la coagulación dando origen a microtrombos generando el fracaso respiratorio tan alarmante durante esta pandemia.

¿Cómo se puede diagnosticar la infección por Covid 19?

Lo más importante antes de diagnosticar la infección es vigilar el cuadro sintomático. Si la persona refiere fiebre, malestar, fatiga respiratoria, tos seca o húmeda, dolor en el cuerpo, diarrea, etc.. deberá acudir a su médico, y aunque se aconseje pasarlo en casa es necesario el contacto con su médico de confianza para vigilar los síntomas. Afortunadamente la mayoría de la población lo suele pasar de forma más leve, lo que ocurre es que éste virus en cuestión se ha mostrado más agresivo generando una situación de alerta muy importante porque los cuadros han sido muy violentos, muy agudos y muy graves en un gran número de pacientes y en un periodo de tiempo muy corto.
Además, los artículos que se estudiaron al principio provenían de la experiencia en China, declarando 3000 fallecimientos en un país de más de 1300 millones de habitantes, con lo cual al principio no se pensaba en un virus de gravedad. En cuanto el virus llegó a Italia no se sabe si mutó o cambió, pero la agresividad no tenía nada que ver con la población china. O bien el virus ha mutado, o la medicina china ha sido un éxito o ha habido un problema en la muestra. El tiempo nos lo dirá.
En definitiva, para saber la presencia del virus se hacen diferentes pruebas, la más importante es la PCR. Es la muestra que nos indica si hay virus o no. Luego existe dos Inmunoglobulinas que nos orientan para saber si la infección es aguda o crónica, la Ig M para saber infección aguda y la IgG para la crónica. El problema fundamental es que ha habido tal demanda de reactivos a nivel mundial que todavía no hay suficientes, y los que hay no tienen la sensibilidad necesaria. Por ello la existencia de falsos negativos.

¿Cómo se puede tratar el coronavirus?

La mayoría de los virus no tienen tratamiento en la actualidad. No así como las bacterias que gracias a los antibióticos tienen un tratamiento mucho más efectivo. Y el coronavirus no es una excepción a parte de ciertos métodos que se están investigando actualmente.
El tratamiento del coronavirus consiste en paliar los síntomas, reducir el proceso inflamatorio y medidas de soporte. AL principio de la pandemia se hizo caso de las series chinas, se estudiaron los artículos de referencia que salían de ese país. Pero desaconsejaban el uso de corticoides, de antibióticos y realmente fue un desastre. En el momento que un investigador francés defendió el uso de la cloroquina, un antimalárico junto con un antibiótico la azitromicina, el resultado de la pandemia ha mejorado considerablemente, porque la asociación de reduce el proceso de cascada inflamatoria, y si la situación empeoraba , bolo de corticoides. Luego, semanas más tarde, gracias a las autopsias realizadas en Italia, se encontró un nuevo proceso de afectación del virus sobre la cascada de coagulación lo que provocaba microtrombos. Por ello, el tratamiento base ha sido y es hasta la actualidad, hidrocloroquina, azitromicina y se añadió heparina (medicamento que mejora la coagulación).
Todos estos tratamientos son para paliar los efectos del virus sobre el cuerpo. Se han usado empíricamente, porque no se sabía como tratar la infección, no había artículos científicos defendiendo su uso, y así se lo hacíamos saber a los pacientes. Pero afortunadamente han funcionado.
La reacción inmunitaria e inflamatoria es tan fuerte que produce problemas en todos los sistemas sobre todo en la zona pulmonar, por ello en ciertos casos ha sido necesaria la intubación con respiradores artificiales. Y durante la hospitalización para mejorar la saturación de oxígeno enseñamos a los pacientes a hacer ejercicios de fisioterapia respiratoria. Esta parte es fundamental para la recuperación. La mayoría de las personas no respiran bien, o solo por la boca. Cuando la nariz es el primer órgano del pulmón.
Otros medicamentos se están investigando, como antivíricos específicos y la vacuna, que sería un éxito mundial, pero al ser un virus tan mutable no es tán fácil encontrar una vacuna.
Otros métodos de tratamiento también tienen su parte en la mejoría sintomática, como puede ser la acupuntura y fitoterapia china (muy usada en China, y todavía no sabemos si es la causa de tan pocos fallecidos), la homeopatía (base del tratamiento en la India, y también tiene pocos fallecidos a pesar de ser el país más poblado del mundo), y oxígeno de uso medicinal, ozono.
Sobre el oxígeno de uso medicinal ozono existe mucha controversia. Se usa para desinfectar agua, para desinfectar locales porque se ha demostrado que es viricida. También hay tratamiento de ozono medicinal, controlando las dosis, sobre todo en suero , hay ya investigaciones y estudios que están intentando demostrar su efecto viricida, pero las series son reducidas, aunque con resultados prometedores.
La magnetoterapia, así como el uso de campos magnéticos estáticos regulan el estado de excitabilidad de la membrana celular, tanto del glóbulo rojo (como demostró Linus Pauling en 1936), como celular. Por ello, estos métodos podrían ayudar a mejorar el estado interno y así evitar la reacción inflamatoria que produce el virus en el cuerpo. Pero no son más que teorías a demostrar.

¿Deja secuelas la infección del coronavirus covid-19?

En la mayoría de la población no deja secuelas, al revés, habitualmente cuando se pasa un cuadro infeccioso, con fiebre, sudor, flema, hay una mejoría considerable, que es lo que ha ocurrido en la mayor parte de la población.
Pero en ciertas personas más sensibles (actualmente se está investigando en la predisposición genética), sobre todo si hay afectación pulmonar pueden llegar a ser graves, y los pacientes necesitan oxígeno porque el pulmón se ha dañado. Desde mi punto de vista, la secuela más grave es la muerte, y ha provocado bastantes, pero la segunda es el problema respiratorio. De hecho hay personas que lo han pasado, sin síntomas aparentes, y sus pulmones tienen secuelas .
Se aconseja en los pacientes con problemas respiratorios incidir sobre la fisioterapia respiratoria.

¿Qué es la fisioterapia respiratoria?

Durante el transcurso de los días en Ifema, había cierta alegría al comprobar que una gran parte de los pacientes se iban de alta, pero muchos de ellos con secuelas respiratorias. Las imágenes radiológicas indican cierta destrucción del parénquima pulmonar y esas personas deberían mejorar y proteger su función pulmonar. Por ello, aprender a hacer ejercicios respiratorios fue una máxima en Ifema, sobre todo en los últimos días, cuando uno puede entender la dimensión del proceso infeccioso. Mejorar la respiración haciéndola abdominal, respirar por la nariz y no por la boca, movilizar el diafragma, son ejercicios sencillos aparentemente pero se recomienda al principio acudir a un buen profesional para ello.

Las medidas de distanciamiento, así como el uso de mascarillas son importantes pero la base de la prevención está en no tocarse la cara con las manos. Esto realmente es muy complicado, por se aconseja limpiarse las manos antes de entrar en un establecimiento, y al salir también, así como evitar el contacto de las manos con las mucosas, ojos, nariz, oído y boca, muy difícil sobre todo en primavera, dónde se añade las alergias. Por ello llevar mascarillas ayuda, así como guantes, siempre y cuando los limpiemos con frecuencia, porque de nada sirve llevar guantes si luego uno se toca la cara.

La prevención es la curación. El problema es que es muy difícil demostrar qué tipo de prevención hacer para evitar ésta infección. Los 3 pilares de una buena salud suelen ser tener un sueño reparador, es decir dormir con calidad, no con cantidad, hacer deporte en la medida de las posibilidades de cada uno o al menos andar, y alimentarse en función de las necesidades del día, si hay más actividad comer más y si hay menos comer menos.
No se puede asegurar que con estas 3 premisas vayamos a evitar la infección, pero si estaremos mejor preparados ante el cuadro, no solo para el coronavirus, sino para cualquier enfermedad. Obviamente siempre hay casos de personas que van a enfermar a pesar de llevar una vida saludable, pero algo hay que hacer.
Regular el sistema inmunitario también es muy importante. El 80% del sistema inmunitario está en el digestivo. Por ello, la alimentación debe ser ordenada, más por la mañana que por la noche, y si se pueden hacer ayunos de 16 horas mejor, lo cual permite regenerar la mucosa intestinal y secundariamente el sistema inmune.
Tener un balance polar adecuado. Las medicinas tradicionales , no convencionales y ancestrales, defienden la conexión con los ritmos circadianos, dormir a una hora adecuada, levantarse a la salida del sol, etc… Los campos magnéticos estáticos pueden ayudar a éste proceso, y hay técnicas más sofisticadas como el Par Biomagnético que se emplean éste sentido y van a permitir a la persona encontrarse en mejor estado de salud.
La asociación del Par Biomagnético decidió crear un equipo multidisplinar de tratamiento a distancia para ayudar a disminuir la pandemia. De modo altruista, muchos voluntarios , más de 70 empezaron a trabajar a distancia. Los datos todavía están en proceso de estudio , porque a pesar que la curva de infectividad sigue bajando, todavía quedan pacientes ingresados en UVIs y en Hospitales.
La toma de ciertos súperalimentos, como la vitamina C , sobre todo la parte blanca de las naranjas, de las mandarinas y de las granadas son muy ricos en Vitamina C, el zumo no vale, porque deja la parte más rica. La toma de ciertos oligolementos también ayuda a mejorar la cascada inflamatoria.
El Oxígeno medicinal o Ozonoterapia o SSO3, no solo como viricida, si no también como regulador de los mecanismos antioxidantes , puede ayudar a crear un balance interno saludable.
La fisioterapia respiratoria es un pilar importante para mejorar la calidad de los pulmones.

¿Cómo puedo prevenir la infección ?

Las medidas de distanciamiento, así como el uso de mascarillas son importantes pero la base de la prevención está en no tocarse la cara con las manos. Esto realmente es muy complicado, por se aconseja limpiarse las manos antes de entrar en un establecimiento, y al salir también, así como evitar el contacto de las manos con las mucosas, ojos, nariz, oído y boca, muy difícil sobre todo en primavera, dónde se añade las alergias. Por ello llevar mascarillas ayuda, así como guantes, siempre y cuando los limpiemos con frecuencia, porque de nada sirve llevar guantes si luego uno se toca la cara.

La prevención es la curación.

La prevención es la curación. El problema es que es muy difícil demostrar qué tipo de prevención hacer para evitar ésta infección. Los 3 pilares de una buena salud suelen ser tener un sueño reparador, es decir dormir con calidad, no con cantidad, hacer deporte en la medida de las posibilidades de cada uno o al menos andar, y alimentarse en función de las necesidades del día, si hay más actividad comer más y si hay menos comer menos.

No se puede asegurar que con estas 3 premisas vayamos a evitar la infección, pero si estaremos mejor preparados ante el cuadro, no solo para el coronavirus, sino para cualquier enfermedad. Obviamente siempre hay casos de personas que van a enfermar a pesar de llevar una vida saludable, pero algo hay que hacer.

Regular y modular el sistema inmunitario:

Regular el sistema inmunitario también es muy importante. El 80% del sistema inmunitario está en el digestivo. Por ello, la alimentación debe ser ordenada, más por la mañana que por la noche, y si se pueden hacer ayunos de 16 horas mejor, lo cual permite regenerar la mucosa intestinal y secundariamente el sistema inmune.

Tener un balance polar adecuado. Las medicinas tradicionales , no convencionales y ancestrales, defienden la conexión con los ritmos circadianos, dormir a una hora adecuada, levantarse a la salida del sol, etc… Los campos magnéticos estáticos pueden ayudar a éste proceso, y hay técnicas más sofisticadas como el Par Biomagnético que se emplean éste sentido y van a permitir a la persona encontrarse en mejor estado de salud. La asociación del Par Biomagnético decidió crear un equipo multidisplinar de tratamiento a distancia para ayudar a disminuir la pandemia. De modo altruista, muchos voluntarios , más de 70 empezaron a trabajar a distancia. Los datos todavía están en proceso de estudio , porque a pesar que la curva de infectividad sigue bajando, todavía quedan pacientes ingresados en UVIs y en Hospitales.

La toma de ciertos superalimentos, como la vitamina C , sobre todo la parte blanca de las naranjas, de las mandarinas y de las granadas son muy ricos en Vitamina C, el zumo no vale, porque deja la parte más rica. La toma de ciertos oligolementos también ayuda a mejorar la cascada inflamatoria.

El Oxígeno medicinal o Ozonoterapia o SSO3, no solo como viricida, si no también como regulador de los mecanismos antioxidantes , puede ayudar a crear un balance interno saludable.

La fisioterapia respiratoria es un pilar importante para mejorar la calidad de los pulmones.

Conclusiones:

La epidemia del Covid-19 o coronavirus ha sido devastadora, y todavía se sufre sus secuelas. Afortunadamente la medicina ha actuado y se han encontrado tratamientos para evitar sus secuelas en la mayoría de la población. No obstante muchos han fallecido a nivel mundial, y aunque todavía son mucho menos que la Tuberculosis ( que mata a 6000 personas al día ) o La malaria (que mata 3500 personas al día), no deja de haber provocado un daño estructural en los países.
Es necesario encontrar sistemas de prevención asumibles por la población, lo mejor sería una vacuna creada por los estados, conjunta, para que todos nos pudiésemos beneficiar. Hasta que éste momento llegue, buscar un sueño reparador, mejorar la cantidad y la calidad de la alimentación y hacer ejercicio son los 3 pilares de una vida saludable.

Carta de la Consejeria de Sanidad de la Comunidad de Madrid

30 Millones Covid 19

La situación de la pandemia de Covid exige un análisis de las cifras en el momento actual. Sin ganas de ser alarmista, simplemente teniendo en cuenta lo que significa la inmunidad de grupo , voy a detallar lo que realmente es ésta situación y el porqué de la dificultad ante la pandemia.

Para que se llegue a la inmunidad de grupo hace falta que se infecte el 70% de la población, o que se vacune el 70%. En España se encuentran censados unos 45 millones de habitantes. Con lo cual es necesario para llegar a la inmunidad de grupo que se infecten o vacunen unos 30 millones de habitantes. Según las estadísticas, mueren el 1 % de los que se infectan en total, es decir que van a fallecer de COVID 19 en España unas 300 000 personas. De ellos, la mayoría tendrán más de 70 años, porque a medida que aumenta la edad aumenta el riesgo de fallecimiento. Concluyendo, todavía queda mucha pandemia, mucha muerte y mucho contagio. La vacuna reduce el riesgo de muerte, pero no de contagio, todavía no estamos en datos disponibles de ver su efecto a largo plazo. Por ejemplo, en la gripe estacional fallece el 0,8 % de los infectados, y de los vacunados el 0,65%, a nivel poblacional es mucho.

Otro elemento a destacar es la tasa de defunciones del año 2020: La tasa de defunciones en España en el año 2020 ha sido de unas 400000 fallecidos, mientras que en el año 2019 fueron de unas 420 000 fallecidos. Es decir, ha habido menos muertos, pero más por covid 19 porque en el año anterior no existía este virus. la duda es si las personas que fallecen no habrían fallecido por otros motivos.

Habrá que aprender a convivir con el virus, y cuanto más contagios mejor, si se puede dilatar en el tiempo para no saturar los hospitales es beneficioso, pero se necesita la inmunidad de grupo así como la vacuna para mejorar la situación. Hasta que no lleguemos a las 300 000 muertes por covid 19 no podremos estar tranquilos.

La muerte, en nuestra sociedad, es una pérdida acompañada de dolor y desesperanza. En otras sociedades, se vive como un hecho más natural. No podemos acostumbrarnos a ella, pero si podríamos convivir con ella, asumiendo con entereza la situación y vivirla lo mejor posible. El dolor no se puede erradicar, pero la comprensión espiritual ayuda a entender la pérdida. Y sobre todo, ayuda vivir más plenamente cada segundo que tenemos, cada día que empieza, cada mes que acaba, porque es más importante vivir que estar pensando en que nos vamos a morir. De todas maneras, va a ocurrir. Pensemos en lo que nos queda por hacer, por sentir, por ser, y no en que vamos a morir. Es mejor morir con las botas puestas que asustados detrás de la hoguera. Vivir, sentir, alegrarse de las pequeñas cosas del día a día, los sabores, la comida, la familia, las amistades, un libro, una película, es decir: estar en uno mismo.